Para cada edad su tratamiento anti-envejecimiento

0
686

A modo de conclusión, un chorro de agua termal en todo el rostro ayuda a refrescar y desensibilizar la piel. De activos imprescindibles para luchar contra los signos de la edad Sea cual sea nuestra edad, estas moléculas deben formar parte imperiosamente de nuestra rutina.

De antioxidantes: están luchando contra los radicales libres que oxidan las membranas de la piel y perturban la renovación celular. Como cabeza de exhibición, se potencia la vitamina C, a menudo asociada con la vitamina E para efectos de potenciador; ácido ferúlico y resveratrol. 

Algunas cremas hidratantes potentes: la hidratación es la mejor anti-edad. El ingrediente activo campeón: el ácido hialurónico. Preferimos una fórmula que combine varios pesos moleculares. La gran molécula “superior” permanece en la superficie y alisa la piel al instante. El “bajo” penetra más profundamente y aumenta nuestras reservas de forma natural en el agua.

Protección contra los rayos ultravioleta y la contaminación: si un buen color de fondo detiene los rayos UVB bajo la luz solar lo modera como cualquier otro de los rayos UVA que nos impactan cada año. Sin embargo, con la contaminación, estos son los principales factores del envejecimiento. Si uno quiere llevar una crema solar a diario, optamos por una crema de cuidado con una ligera indicación de protección UVA / UVB, o cuando está en cubierta por un spray protector transparente que se aplica sin problema sobre el maquillaje. 

De 20 a 30 años: queremos una piel “níquel”

Además de los tres “imprescindibles” si uno está preocupado por problemas de la piel como el acné, puede utilizar un exfoliante suave toda la noche. Estimulará las células de la dermis, acelerará la renovación celular y dejará una piel más clara. Por la mañana, elegimos una crema de textura ligera, repleta de ácido hialurónico y antioxidantes.   

La preocupación recurrente: los poros dilatados. Para cerrar, aplique una mascarilla sobre la tela dedicada durante 5 a 10 minutos. 

El gesto además: todos los meses, ofreceremos un exfoliante en instituto. Si mi piel es sensible o tratada contra el acné , exijo una enzima exfoliante, menos agresiva que la “mecánica”.  

De 30 a 40 años: queremos brillar

El sol comenzó sus fechorías y la melanina tiende a subir de manera más o menos anárquica, donde la aparición de manchas marrones. Y si ha estado embarazada, es posible que vea aparecer una máscara de embarazo.

Sin dudarlo, empezamos a luchar contra las manchas, porque cuanto más se tarda antes, más desaparecen con facilidad. Es prueba, sin embargo, paciencia en la aplicación del producto todas las tardes durante al menos tres meses. Si es un gel o un sérum un poco agresivo, se espera por cuarta vez antes de aplicar una crema desensibilizante.

Nuestras pequeñas líneas finas que comienzan a cavar en la esquina de los ojos se rellenan con una crema hidratante de contorno de ojos (siempre el ácido hialurónico) que también podemos aplicar también en el contorno de los labios. En el resto del rostro, una fórmula hidratante (siempre) de textura más o menos nutritiva según el estado de nuestra piel o la estación.

Una inquietud recurrente: el aire cansado al despertar por las tardes con amigos o niños de baja edad. El golpe del látigo de la mañana es necesario con una bombilla o un suero de brillo repentino a base de vitamina C o coenzima Q10 con mayor frecuencia. 

El truco además: para potenciar y revitalizar la piel, elige la mesoterapia (o mesolift). El médico inyecta en una pequeña punción cercana entre la dermis y la epidermis una mezcla de ácido hialurónico con vitaminas y oligoelementos. No es más doloroso que la acupuntura, y el resplandor instantáneo es un farol. Para repetir dos o tres veces al año.

De 40 a 50 años: estimulamos y reparamos

Nuestra piel tiende a engrosarse y perder su tono. El metabolismo se ralentiza y las células de la piel se renuevan con menos rapidez.

Para acelerar su renovación, se adopta un cuidado cuidado que contiene el retinol. Menos agresivo que el ácido de vitamina A, no obstante estimulará las fibras elásticas y mejorará la microcirculación para permitir una mejor oxigenación de la piel. Su ligero efecto exfoliante hará que el cutis sea más homogéneo al mismo tiempo.   

Lo aplicamos por la noche, pero solo una o dos veces por semana si nuestra piel es sensible. Al cabo de diez minutos, se añade, si es necesario, un cuidado desensibilizante a base de Madecassoside (o Centella asiatica).

Por la mañana, devuelve la densidad a la piel con un suero Pro-Xylane que potencia la síntesis de fibras de colágeno. Luego, se protege con un tratamiento a base de moléculas antiglicación. Este fenómeno fisiológico transporta el contenido de azúcar en la sangre a los fibroblastos (células de la dermis encargadas de la secreción de fibras de elastina, de colágeno y glicosaminoglicanos que forman la matriz de soporte) que endurece y endurece.   

El activo más eficaz para remediar parece ser el Kombucha, derivado del té chino negro. Si nuestros ojos están hinchados al despertar, aplicamos un tratamiento drenante que desatascará las bolsas. Pero ojo: ninguna textura demasiado líquida o demasiado aceitosa, que corre el riesgo, por capilaridad de las pestañas, de subir hacia el ojo y provocar hormigueo o lágrimas.

La preocupación se repite: el cuello, incluida la piel, se sueltan, las arrugas y las hojas aparecen las cuerdas. Si las cremas de “efecto lifting” son suficientes además, se opta por una sesión de ultrasonidos cada dos años para estimular las fibras de colágeno. La criolipólisis, un enfriamiento de la dermis profundo que aumenta la síntesis de fibroblastos y ácido hialurónico, también es una buena opción para tensar la piel. Debe realizarse cada 8 a 12 meses.

El gesto en más: inyecciones de toxina botulínica, todos los años, para abrir los ojos y borrar el ceño fruncido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here